Un alegre reencuentro

En Inoqua valoramos por encima de todo la satisfacción de nuestro pacientes, y continuamente vivimos junto a ellos la gran alegría que experimentan al reencontrarse con sus rostros rejuvenecidos, radiantes y tersos, sanos y renovados, tras recibir un tratamiento en nuestro centro médico-estético. Ese profundo bienestar del paciente es nuestra razón de ser, al que consagramos todos nuestro trabajo y esfuerzo, y para cuya conquista no dejamos de incorporar todas aquéllas innovaciones capaces de hacer que la juventud y salud interior y la juventud y salud exterior alcancen un máximo grado de concordancia. Por ello, nos resulta imprescindible ofrecerle el Tratamiento láser con carbón activo, un completo tratamiento absolutamente indoloro para la óptima regeneración de su rostro, que se obtiene al eliminar de éste la última capa de piel muerta.

Así funcionan el láser y el carbón activo

El tratamiento láser con carbón activo es totalmente indoloro, y se caracteriza por su sencilla realización. Tras extender una mascarilla de carbón activo sobre el rostro del paciente, nuestros médicos especialistas aplican el láser, cuya luz es absorbida por las partículas negras del carbón, que explotan y, pasando a través de los poros, conducen la energía láser hasta los estratos cutáneos profundos. Así, la profunda penetración del carbón activo arrastra a su paso células muertas y contaminantes que se hallan en la piel, dejando como resultado un cutis limpio y renovado. Al mismo tiempo, la activación de los componentes del carbón provoca un proceso exfoliante que elimina las capas epiteliales queratinizadas, homogeneizando la textura cutánea, cerrando poros y aclarando las hiperpigmentaciones que pudieran hallarse en el rostro del paciente.

Exfoliar es renovar

La acción renovadora asociada al efecto exfoliante impulsa una intensa estimulación de los procesos de regeneración celular, que se manifiesta en un aumento de la producción tanto del colágeno como de la elastina, sustancias que su cuerpo genera de forma natural. El resultado es el rejuvenecimiento de la piel, que se evidencia en un cutis más terso, con mayor firmeza, menos arrugas y líneas de expresión, efectos que apreciará en todo su esplendor desde el día siguiente a la aplicación del tratamiento. Además, gracias al efecto térmico del láser conducido por el carbón activo, se eliminan múltiples bacterias que habitan su piel, al tiempo que se produce una normalización de la actividad de las glándulas grasas, y una descongestión del conjunto del tejido facial.

Las sesiones

La aplicación del láser con carbon activo no incide en modo alguno sobre la actividad diaria del paciente, que puede, tras recibir una sesión, continuar de inmediato con sus quehaceres. Al acudir a Inoqua, nuestro médicos especialistas valorarán junto con usted el número de sesiones que se le aplicarán, estableciéndose normalmente una horquilla máxima de entre cuatro y seis sesiones anuales. Cada sesión ronda los 45 minutos. En caso de que usted posea un fototipo alto, V o VI, no podrá administrarse el tratamiento láser con carbón activo. Si esto fuera así le asesoraremos inmediatamente, y juntos encontraremos una opción adecuada para el tratamiento de su piel. No podemos darle un consejo mejor que el de ponerse en nuestras manos.