La pérdida de tono y de firmeza de la piel del tejido muscular es inevitable a lo largo del tiempo; la flacidez corporal se debe al envejecimiento, pero además hay factores como la alimentación, la hidratación o la exposición solar que afectan y pueden retrasarla o acelerarla, todo depende de nuestros hábitos.

El agua, la clave

Con el paso de los años la piel pierde la capacidad que tienen para retener agua, colágeno y colastina y esto provoca que la capa de la dermis se haga más fina, por lo que la piel, al tener menos consistencia, se vea más deshidratada.

Además, la falta de ejercicio y entrenamiento, la tendencia al sedentarismo, influye en la flacidez del tejido muscular, por lo que también hay que actuar sobre él si queremos evitar la flacidez corporal, que se suele dar principalmente en brazos, abdomen y piernas.

En tus manos

Factores como una dieta rica en proteínas, hábitos como el consumo de alcohol y tabaco, gusto por la exposición solar prolongada son aspectos que inciden negativamente en la piel y facilitan que aparezca la flacidez. Seguir estos consejos es fácil y gracias a ellos podrá retrasar la aparición de la flacidez:

  • Protección solar siempre.
  • Cosmética adecuada a cada tipo de piel.
  • No fumar.
  • Dieta equilibrada.
  • Ejercicio. La flacidez muscular y cutánea son distintas, pero un buen tono muscular es fundamental para un aspecto saludable de la piel.

En nuestras manos

Lo más importante es mejorar la microcirculación de la zona y estimular la formación de colágeno y de ácido hialurónico, así como aumentar el tono de la musculatura.

  • Mesoterapia

    Consiste en la inyección intradérmica de medicamentos homeopáticos a pequeñas dosis con el objetivo de reducir los depósitos grasos, favorecer el drenaje venoso y linfático y reafirmar a piel.
  • Radiesse

    El Radiesse está compuesto por unas micropartículas de hidroxiapatita de calcio (CaHA) suspendidas en un gel acuoso. Una vez inyectado, se inicia un proceso llamado neocolagénesis o producción de colágeno nuevo. Este proceso estimula al cuerpo para que produzca colágeno nuevo y promueve el crecimiento del mismo alrededor de la zona inyectada.
  • Plasma Rico en Plaquetas (PRP)

    Es un procedimiento que acelera la regeneración del tejido a través de microinyecciones de una fracción de plasma, obtenido de la sangre del propio paciente, caracterizada por ser rica en factores de crecimiento.