Eliminación pigmentación ojeras / blefaroplastia sin cirugía

Las ojeras

El color de las ojeras, se produce por que unido a que la piel de la zona es muy fina y delicada, los vasos sanguíneos se congestionan y la circulación no se produce de forma correcta. Las ojeras es uno de los problemas estéticos faciales más habitual, y hace que quien las padece, se sienta muy incómodo en cualquier situación social. Gracias a la carboxiterapia podemos combatir las ojeras de una forma muy eficaz. Disponemos de Redensity 2, ácido hialurónico exclusivo para la eliminación de ojeras.

Carboxiterapia

Las ojeras se caracterizan por ese color amoratado, y en muchas ocasiones, van acompañadas de un surco o zona sin volumen, provocado por la pérdida de tensión en las fibras de la zona. Estas dos partes que conforman la ojeras, se tratan de forma diferente, con la carboxiterapia logramos mejorar el aspecto del color de las mismas, es decir, que va enfocado a acabar con el color amoratado de las ojeras.

Esta técnica tiene como elemento principal el CO2, que se introduce de forma subcutánea, es decir, bajo la piel, mejorando así su oxigenación y la circulación de los vasos capilares, de esta forma, logrando que fluya naturalmente, se difumina el color amoratado, y comienzan a desaparecer las ojeras.

Láser PLAXPOT

Otra forma de rejuvenecer la zona de los párpados y, por ende, toda la expresión facial, es mediante la blefaroplastia. Y es que la caída de los párpados superiores y las bolsas de los párpados inferiores nos dan un aspecto cansado y de mucha más edad de la que realmente tenemos, con lo cual, este procedimiento, el rejuvenecimiento periorbital, no solo tiene una finalidad estética, sino también funcional.

En Inoqua levantaremos el párpado caído del paciente realizando una blefaroplastia sin cirugía, a lo que llamamos blefaroplastia no ablativa dinámica, mediante tecnología plasma Plaxpot, una de las técnicas más innovadoras del mercado, que exige una amplia profesionalidad y experiencia, como en Inoqua poseemos. Se lleva a cabo aplicando pequeñas motas de forma completamente indolora; además, no es necesario más que una sola sesión, de manera que el procedimiento no afecta en absoluto a la rutina común y diaria del paciente.

Asimismo, este tratamiento no causa ningún tipo de sangrado, cardenal o cicatriz y el resultado es visiblemente inmediato. Tanto es así, que no solo se levanta el párpado superior caído y se consigue la eliminación de la piel redundante, sino que también se embellece notablemente la apariencia del párpado inferior.