Biorevitalización sin agujas (Tratamiento facial)

Rejuvenece tu rostro

En Inoqua pensamos siempre en nuestros pacientes y nos esforzamos diariamente por ofrecerles las últimas innovaciones; por eso, somos uno de los centros médicos pioneros en ofrecer un novedosísimo método para rejuvenecer el rostro, para devolverle su apariencia juvenil y radiante y, por consiguiente, tonificar nuestra carta de presentación al mundo, nuestra imagen y semblanza completa; un método indoloro y sencillo que destaca por su efectividad y rápidos resultados: la llamada biorevitalización sin agujas, mediante el PRX – T33. Este dispositivo médico combina el TCA (ácido tricloroacético), utilizado como base para el peeling o exfoliación facial, con H202 (agua oxigenada) y ácido kójico, de manera que se consigue una fórmula que previene y mejora el aspecto de la piel actuando directamente sobre la dermis, pero sin dañar en modo alguno la epidermis, como es siempre deseable.

¿Cómo funciona el PRX – T33?

El PRX – T33 es un dispositivo médico que estimula los fibroblastos y factores de crecimiento caracterizado por no ser invasivo, de ahí que la técnica se denomine biorevitalización sin agujas: no se necesitan inyecciones, como en la revitalización facial común, porque es de aplicación tópica; es decir, de aplicación directa sobre la piel a modo de crema. Así, el PRX – T33 favorece una estimulación no ablativa de la dermis sin exfoliar ni agredir la epidermis, por lo que el tratamiento, que no causa efecto frost (o pelado) ni fotosensibilidad, puede realizarse sin problema en cualquier época del año. Además, ¡es adecuado para prácticamente todos los fototipos de piel!


¿A quién beneficia especialmente?

Siendo el PRX – T33 un método tan tolerante, válido para personas de cualquier edad y/o sexo, son muy pocas las circunstancias que desaconsejan su empleo (tan solo mujeres embarazadas o en fases de lactancia, personas con alergia al ácido kójico y pacientes con herpes activo, dermatitis activa o psoriasis) y muchas las que lo hacen idóneo, pues veremos tanto en nuestro rostro como en nuestro cuello los resultados con presteza; así, destaca su potencial para tratar pieles afectadas por el fotoenvejecimiento y la flacidez, la atenuación de las arrugas faciales, la eliminación de las manchas faciales y el melasma o las cicatrices provenientes de la varicela y el acné, entre otras muchas circunstancias, así como para simultanear con otros tratamientos de medicina estética corrientes.

Así lo aplicamos

Un gran beneficio de la biorevitalización sin agujas es que el PRX – T33 no interrumpe la vida y el quehacer diario del paciente. Así, tras el estudio de nuestro equipo médico para comprobar la idoneidad de cada paciente en cuanto al tratamiento, realizamos sesiones de únicamente entre 15 y 30 minutos.